logo calmatel
10 consejos para prevenir el dolor muscular y articular
Ejercicios para el dolor

10 consejos para prevenir el dolor muscular y articular

02 septiembre 2020

El dolor musculoesquelético es motivo de consulta frecuente en los consultorios médicos de nuestro país. Los estudios indican que más del 80% de las personas acudirán al especialista por esta causa al menos una vez a lo largo de su vida. También se encuentra entre los principales motivos de baja laboral y deportiva, con el consecuente gasto económico que esto acarrea para las empresas y administraciones, y la merma en la calidad de vida de quien lo padece.

El origen del dolor muscular y articular es muy variado y su pronóstico dependerá directamente del mecanismo de lesión, de las características anatomofisiológicas de cada persona y de otras circunstancias externas. La mayoría de las veces se trata de patologías leves, y con reposo, ejercicio terapéutico y el tratamiento adecuado, es suficiente para eliminar las molestias. Pero si el malestar se alarga más de tres o cuatro días, es de alta intensidad o interfiere en las actividades de la vida diaria, es imprescindible acudir al médico o fisioterapeuta para que valore nuestro caso, nos proporcione un tratamiento personalizado y nos paute unas recomendaciones para casa si fuera necesario.

¿Cuáles son las causas más frecuentes de dolor musculoesquelético?

  • Tensión o sobrecarga: una contracción fuerte o mantenida en el tiempo puede provocar calambres, contracturas y dolor. A nivel articular, puede producir inflamación y desgaste. Se considera una afectación leve, pero si no se trata adecuadamente, puede derivar en una lesión más grave o de peor pronóstico.
  • Distensión, desgarro, rotura, fisura o fractura: llevar al músculo y al hueso a los límites de su elongación puede alterar la integridad de sus fibras, llegando incluso a romperlas. La gravedad en este caso dependerá su extensión y localización.
  • Traumatismos: una contusión directa contra un músculo o articulación puede generar una inflamación de los tejidos, llegando incluso a romper sus fibras. Muchas veces lleva asociada la afectación de otras estructuras adyacentes. Una fractura que afecte al interior de una articulación tiene peor pronóstico que una rotura fibrilar en el músculo.
  • Infecciones: existen infecciones localizadas y generalizadas causantes de dolor musculoesquelético.

10 consejos para prevenir el dolor muscular y articular

  1. Actividad física: una de las formas más eficaces de prevención del dolor es mantener una adecuada salud física, a través de rutinas de entrenamiento habitual, adaptado a las circunstancias de cada persona. Es interesante trabajar la fuerza, la resistencia, la flexibilidad y el equilibrio. De esta manera también disminuimos el riesgo de lesión.
  2. Alimentación saludable: una dieta equilibrada, con una hidratación e ingesta de nutrientes y calorías adecuados, es fundamental para que nuestro organismo pueda recuperarse de las exigencias del día a día.
  3. Control de peso: tanto a través de la alimentación como del ejercicio físico, si controlamos nuestro peso y nos mantenemos en niveles adecuados, reduciremos el riesgo de padecer dolores, sobre todo articulares.
  4. Salud mental: nuestro estado emocional influye directamente en la percepción de los estímulos dolorosos. Hay que evitar el estrés, ya que suele elevar el tono muscular haciendo más propicias las contracturas y sobrecargas. El control mental, a través de la relajación, puede ayudar a disminuir los estados de dolor. Y una vida social activa y sana también influirá de forma favorable en nuestro bienestar general.
  5. Ergonomía postural: mantener posturas adecuadas en el trabajo, en las actividades de ocio o en los periodos de descanso, es fundamental para evitar sobrecargas, desviaciones, y tensiones innecesarias. Cuando vayamos a pasar largos periodos de tiempo en una misma posición, es importante programar paradas y cambiar apoyos, moverse, caminar, sentarse o incluso estirarse suavemente.
  6. Hábitos saludables: evitando el tabaquismo, el exceso de alcohol, el sedentarismo y otros hábitos poco saludables, conseguirás mantener tu cuerpo más sano y preparado.
  7. Descanso adecuado: los periodos de descanso y sueño son los mecanismos más eficaces que realiza nuestro cuerpo para reparar sus tejidos y funciones. Es imprescindible dormir suficiente y de forma adecuada, así como descansar de la actividad deportiva o laboral de manera oportuna.
  8. Fisioterapia: esta especialidad sanitaria basa gran parte de su labor asistencial en el tratamiento y la prevención de los estados de dolor muscular y articular. Acudir a un fisioterapeuta de confianza con regularidad, que te trate de forma personalizada y adaptada a tus circunstancias, te puede ayudar a mejorar tu calidad de vida.
  9. Intervención farmacológica: existen numerosos fármacos orientados a la disminución del dolor de origen diverso, o para tratar patologías que provocan molestias. La ingesta de sustancias analgésicas, antiinflamatorias, etc., debe realizarse bajo la supervisión y prescripción de un especialista. También existen cremas de acción más localizada que te pueden ayudar a reducir el dolor.
  10. Orientación especializada: si no tienes claro cómo abordar los diferentes aspectos de tu salud que pueden influir en tu calidad de vida, puedes acudir a diferentes especialistas que te orienten, como psicólogos, nutricionistas, podólogos, médicos, entrenadores, etc.

Recuerda que el mejor tratamiento para casi cualquier patología, es prevenir el dolor muscular y articular. Mantén sanos tu cuerpo y tu mente.

Paula Aranda – Fisioterapeuta
N.º COLEGIADA 2385

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes consultar aquí nuestras Condiciones de Uso y Política de Privacidad

¿Quién es el responsable del tratamiento de los datos que nos proporcionas?

La entidad legal que recaba y trata tus datos como responsable del tratamiento es Almirall, S.A. Puedes encontrar más información sobre nosotros en https://www.almirall.es/es/.

¿Qué tipo de datos personales tratamos?

Tratamos los datos personales que nos proporciones durante el proceso de registro y también otra información personal que recabamos del uso de la plataforma, desde el punto de vista técnico, y también a través de las cookies.

¿Para qué finalidades tratamos tus datos?

Utilizaremos tus datos para facilitarte el uso de Calmatel.com y proporcionarte los servicios contenidos en esta plataforma (incluyendo comunicaciones electrónicas como por ejemplo nuestra newsletter que destaca los contenidos de Calmatel.com; (ii) mantenerte al día de otras novedades, actividades, productos y servicios de Almirall que pueda resultar de tu interés, a través de cualquier canal y, en su caso (iii) proporcionarte los contenidos y descargas que sean de tu interés.

¿Qué base legal nos legitima a tratar tus datos?

Nuestra legitimidad se basa en tu consentimiento específico y nuestro interés legítimo.

¿Durante cuánto tiempo vamos a guardar tus datos personales?

Tus datos personales serán almacenados y tratados hasta la más cercana de las siguientes fechas: la fecha en que nos solicites borrar tus datos y cancelar tu cuenta o bien hasta la fecha en la que Almirall deba cumplir con cualquier ley que resulte de aplicación en relación con el servicio prestado a través de Calmatel.com.

¿Vamos a compartir tus datos?

Tus datos no se compartirán con terceros que no sean los proveedores que nos ayudan a proporcionarte el uso de este Site.

¿Cuáles son tus derechos como interesado y cómo puedes ejercerlos?

El ejercicio de los derechos que previstos en el Reglamento General de Protección de Datos y demás legislación local aplicable será de aplicación de conformidad con las particularidades técnicas y organizativas del tratamiento de datos correspondiente.

Información adicional

Para más información, relacionada con la Privacidad y la Protección de Datos, clica aquí.

Indica tus datos para acceder a estos consejos y herramientas:

O mediante tu cuenta de facebook: