logo calmatel
Tipos de dolores musculares
Dolores musculares

Tipos de dolores musculares y causas

18 noviembre 2020

Los dolores musculares, también conocidos como mialgias, son muy frecuentes y causan numerosas visitas al médico, malestar, dificultad de movimiento, cefaleas y bajas laborales o deportivas asociadas. Pueden localizarse en una zona concreta del cuerpo o abarcar grandes grupos musculares, siendo su duración también muy variable.

Al tratarse de tejidos blandos con capacidad de contracción, si la lesión se encuentra en el propio músculo el dolor suele aumentar al movimiento o en posiciones mantenidas. Habitualmente su aparición desaparece a los pocos días y no se considera grave. No obstante, la clínica y el pronóstico que presenta una persona que padece dolores musculares irán directamente relacionadas con el origen de su dolencia, que también puede ser muy diverso. Para determinar la causa, el tipo de afectación muscular y el tratamiento de elección, el profesional deberá realizar una valoración exhaustiva del paciente, apoyándose en ocasiones en herramientas diagnósticas como la ecografía musculoesquelética o la resonancia magnética.

¿Qué puede provocar dolor muscular?

Las causas que pueden desencadenar un dolor muscular son muy variadas, siendo las más habituales:

  • Tensión o sobrecarga: una contracción fuerte o mantenida en el tiempo puede provocar calambres, contracturas y dolor. En el síndrome compartimental, la tensión se genera desde la fascia que recubre los músculos y los comprime. A priori se considerará una afectación leve, pero si no se trata adecuadamente y se aborda la causa, puede derivar en una lesión más grave o de peor pronóstico.
  • Distensión, desgarro o rotura: llevar al músculo a los límites de su elongación puede alterar la integridad de sus fibras, llegando incluso a romperlas. La gravedad en este caso dependerá su extensión y localización.
  • Traumatismos: una contusión directa contra un músculo puede generar una inflamación de los tejidos, llegando incluso a romper sus fibras. Muchas veces lleva asociada la afectación de otras estructuras adyacentes.
  • Claudicación: cuando el músculo se queda sin oxígeno ante un requerimiento físico importante puede aparecer dolor y malestar, que desaparece con el descanso.
  • Infecciones: como ocurre en los cuadros de gripe, es frecuente sentir dolor muscular generalizado. Los expertos sugieren que esto sucede por el aumento de producción de citoquinas por parte de los glóbulos blancos que están combatiendo la infección.
  • Alteraciones de la nocicepción: existen patologías que alteran el umbral del dolor a nivel del sistema nervioso central, y que producen estados de malestar generalizado, como la fibromialgia o el síndrome de fatiga crónica.
  • Otras afecciones: como el lupus, el hipotiroidismo, la distonía o la artritis reumatoide entre otras.

¿Qué tipos de dolores musculares existen?

La clasificación dependerá del punto de vista que estemos analizando:

  • Duración: agudo o crónico.
  • Intensidad: leve, moderado o severo.
  • Localización: somático o visceral.
  • Amplitud: localizado o generalizado.
  • Patogenia: neuropático, nociceptivo o psicógeno.
  • Curso: continuo o intermitente.

Existen otras clasificaciones, y normalmente un profesional tendrá en cuenta todas ellas para determinar, según la clínica asociada y el comportamiento del dolor, cuál puede ser el origen del mismo y el tratamiento de elección.

¿Cómo se tratan los dolores musculares?

Debido a la complejidad de los mismos, como ya hemos visto, dependerá de su causa y de su tipo. No obstante, para los tipos de dolores musculares más habituales existen algunas pautas concretas.

  • Cuando la musculatura está sobrecargada, contracturada o con excesiva tensión, es recomendable utilizar elementos que aporten calor de acción local. De esta manera conseguiremos relajar las fibras musculares y normalizar el tono.
  • Si aparece tras un traumatismo, elongación o disolución de las fibras, en fases agudas es más recomendable utilizar frío para disminuir la inflamación inicial. También son útiles para normalizar el tono muscular, por ejemplo, los masajes con hielo en deportistas, pero esta técnica debe utilizarse de forma adecuada o es posible que acabe aumentando el tono muscular.
  • Alternar frío y calor también es una técnica muy utilizada en fisioterapia para combatir la inflamación de tejidos y favorecer la recuperación muscular.
  • Los estiramientos y las movilizaciones son muy útiles para disminuir el tono muscular, o preparar al organismo para la actividad.
  • La aplicación de cremas, tipo Calmatel pueden ayudar a disminuir el dolor muscular.
  • Los tratamientos de fisioterapia abarcan a todos los anteriores, pero además cuenta con diferentes estrategias de abordaje como electroterapia, ultrasonidos, cinesiterapia, masaje, manipulaciones, ejercicio terapéutico, etc.
  • La ingesta de determinados medicamentos disminuye el dolor muscular, pero es importante que lo recete o dispense un especialista.

Ante la presencia de dolor muscular muy intenso o de más de 3 días de duración, es primordial acudir al médico o fisioterapeuta, para que valore nuestro caso y nos paute el tratamiento más adecuado.

Paula Aranda – Fisioterapeuta
N.º COLEGIADA 2385

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes consultar aquí nuestras Condiciones de Uso y Política de Privacidad

¿Quién es el responsable del tratamiento de los datos que nos proporcionas?

La entidad legal que recaba y trata tus datos como responsable del tratamiento es Almirall, S.A. Puedes encontrar más información sobre nosotros en https://www.almirall.es/es/.

¿Qué tipo de datos personales tratamos?

Tratamos los datos personales que nos proporciones durante el proceso de registro y también otra información personal que recabamos del uso de la plataforma, desde el punto de vista técnico, y también a través de las cookies.

¿Para qué finalidades tratamos tus datos?

Utilizaremos tus datos para facilitarte el uso de Calmatel.com y proporcionarte los servicios contenidos en esta plataforma (incluyendo comunicaciones electrónicas como por ejemplo nuestra newsletter que destaca los contenidos de Calmatel.com; (ii) mantenerte al día de otras novedades, actividades, productos y servicios de Almirall que pueda resultar de tu interés, a través de cualquier canal y, en su caso (iii) proporcionarte los contenidos y descargas que sean de tu interés.

¿Qué base legal nos legitima a tratar tus datos?

Nuestra legitimidad se basa en tu consentimiento específico y nuestro interés legítimo.

¿Durante cuánto tiempo vamos a guardar tus datos personales?

Tus datos personales serán almacenados y tratados hasta la más cercana de las siguientes fechas: la fecha en que nos solicites borrar tus datos y cancelar tu cuenta o bien hasta la fecha en la que Almirall deba cumplir con cualquier ley que resulte de aplicación en relación con el servicio prestado a través de Calmatel.com.

¿Vamos a compartir tus datos?

Tus datos no se compartirán con terceros que no sean los proveedores que nos ayudan a proporcionarte el uso de este Site.

¿Cuáles son tus derechos como interesado y cómo puedes ejercerlos?

El ejercicio de los derechos que previstos en el Reglamento General de Protección de Datos y demás legislación local aplicable será de aplicación de conformidad con las particularidades técnicas y organizativas del tratamiento de datos correspondiente.

Información adicional

Para más información, relacionada con la Privacidad y la Protección de Datos, clica aquí.

Indica tus datos para acceder a estos consejos y herramientas:

O mediante tu cuenta de facebook: